En10salgo nos mantiene siempre movimiento pero, particularmente, esta semana con el fin de semana largo… ¡Llegan las excusas! Ahora bien, ¿qué hacer en estos días en que la televisión o las redes sociales nos tientan tanto? ¡No podrás creer las tácticas de motivación que encontramos para que despegues el trasero de esa silla!

La motivación es esencial a la hora de hacer ejercicio, pero es una de las cosas más difíciles de cultivar y mantener a la hora de convertirlo en un hábito.
Estas son algunas de las estrategias de motivación más locas que hemos visto en internet y que te ayudarán a mantenerte en línea con tus objetivos:

5 tips de motivación para ejercitar

1.      Practica la pose frente al espejo

Mírate a ti misma, con tu equipo de gimnasia, zapatillas para entrenar, quizás lentes de sol si sales al aire libre. Toda una mujer fit.
Así es, no importa el estado físico ni emocional en que te encuentres, el acto de vestirte y verte al espejo a ti misma, lista y dispuesta a salir a hacer tus ejercicios puede cambiar tu estado mental.
Una investigación conjunta de la Universidad de Harvard y Columbia ha demostrado que pararse frente al espejo en una pose empoderadora, victoriosa, resulta muy motivador ya que incrementa los niveles de testosterona en el cuerpo.
Así que, la próxima vez que no tengas ánimos de hacer ejercicios, vístete igual y párate frente al espejo con los brazos en jarra, sacando pecho y bien firme. Sonríe, y luego nos cuentas, mujer maravilla!

2.      Aprende a ordenarte a ti misma

Siempre que planificamos nuestros cambios de vida: escribimos en un diario, en un papel, en un archivo o en un foro todos nuestros planes, incluso a veces hasta hacemos calendarios.
Pero, en general, escribimos “voy a hacer 1 hora de bicicleta”, “caminaré todos los días durante 1 hora”, “comenzaré clases de danza”…
¿Sabes qué? (Lamentablemente) estamos más acostumbrados a recibir órdenes que a reflexionar. El European Journal of Social Psychology ha publicado recientemente una investigación que afirma que quienes planificaron su actividad física en 2da persona, dándose órdenes, se asignaron más horas de ejercicio y tuvieron mayor éxito a la hora de cumplirlos. Así que, la próxima, ya sabes: “Haz 1 hora de bicicleta”, “Camina de lunes a viernes 1 hora por la tarde”, “haz clases de danzas 3 veces por semana”. En este caso, tienes permitido ser una jefa un poco maldita :/

3.      Céntrate en quién eres, no en lo que haces

Otro consejo de motivación que también tiene que ver con las charlas mentales que haces contigo misma es centrarte en tu identidad y no en tus actividades.
Para explicarlo mejor, la idea es vincular tus metas con tu identidad y el sentido de tu vida.
¿Por qué? Es muy simple, cuando pierdes la motivación, es más fácil “no salir a caminar”, que ir en contra de lo que eres como persona: “una mujer en forma”.
Defínete: sé atleta, corredora, luchadora, gimnasta, bailarina, fitness, caminadora, etc. Incluso, de esta forma, te implicarás más en tu actividad preferida. Puedes buscar grupos de Facebook, comunidades en Google +, foros o crear un nuevo tablero en Pinterest.

4.      Aprovecha para ver nuevamente tus programas favoritos

¿Eres de las que miran televisión mientras haces cardio? ¡Pues somos dos! Muchas veces cuando voy a ver una serie en TV llevo mi bicicleta fija para aprovechar ese tiempo y moverme un poco.
Los estudios realizados por la Universidad de Buffalo han demostrado que ver capítulos viejos de tus series preferidas te ayuda a enfocarte más en tus ejercicios a la vez que te da cierta satisfacción mental volver a verlos, ya que conoces bien a los personajes y seguramente alguno de ellos te motiva o te genera sentimientos de confianza.

5.      No siempre hay que centrarse en el futuro

Siempre que se habla de ejercicios todos los consejos suelen centrarse en el futuro pero, déjame decirte: esto no es completamente provechoso a la hora de buscar motivación.
En la Universidad de Nuevo Hampshire han descubierto que recordar el pasado suele resultar más útil para motivarte. La próxima vez que pierdas la motivación, ponte a recordar las metas que ya haz alcanzado. Aquella vez en que lograste sostener una postura de yoga difícil por un largo rato, lo mucho que lograste avanzar en tus estiramientos en tan solo unas semanas, los kilómetros que corrías hace unos años. Los programas de ejercicios que has terminado en el pasado, o lo buena que eras corriendo cuando ibas a la escuela, también son útiles.
Esta motivación tiene un poder especial: es absolutamente realista, ya que si lo has hecho tú misma, nada puede impedir que lo hagas de nuevo.
¿Son algo locas, verdad? Conocía muchas estrategias de motivación pero nunca había puesto en práctica éstas. Espero que te sirvan y que sigamos en contacto ¡y en movimiento!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí