En En10salgo seguimos hablando con mujeres emprendedoras, hoy tuvimos el gusto de hablar con Giselle, la responsable de Dulce Modorra. Sinceramente, con estos días de lluvia y frío… ¿A quién no le dan ganas de quedarse en casa, acostarse con un almohadón bien mullido y mirar la tele o leer un buen libro?

Dulce Modorra tiene algo de eso, y más 😉

¿Qué podés contarnos de Dulce Modorra?

Comenzaré por presentarme, mi nombre es Giselle Schneider,  actualmente curso la carrera de ciencias de la comunicación en la UBA y tengo una marca de artículos de diseño llamada Dulce Modorra.

El emprendimiento parte de los almohadones anti estrés. Al principio, dudé en hacerlos por temor a que no funcione, pero un día me decidí y los hice. Luego, les saqué las fotos y armé el Facebook. Al mes, se sumó mi compañera y cuñada Delfina Japaz, ella es diseñadora gráfica y docente de la UBA, su aporte a la marca es muy importante ya que es la creadora del logo y es quien se ocupa del diseño.

Vi en la fanpage de Facebook que tienen varias cosas, por un lado están los almohadones y por otro los talleres de encuadernación. ¿También venden los cuadernos o solo hacen los talleres?

Con el tiempo fuimos sumando distintas líneas de almohadones con diversos motivos y rellenos, como la “línea semillas”: estos se calientan y desprenden aroma a lavanda y manzanilla; la “línea de diseño artesanal”, que está realizada con telas  estampadas mediante sellos creados por nosotras; o la “línea animal” que parte del juego con diversas telas y la creación de formas de animales.

Otro producto que vendemos son los cuadernos, tenemos muchos tipos de costuras y motivos, todos son artesanales. Además de la venta realizamos talleres de encuadernación mensuales y clases de costura tradicional para difundir el arte de la encuadernación.

Estaría bueno que nos cuenten bien acerca de lo que están haciendo en Dulce Modorra, si proyectan hacer más cosas. Además, ¿qué creen que diferencia a su marca del resto?

Por el momento estamos en la búsqueda de locales interesados en nuestros productos para dejarlos a comisión. Seguiremos realizando almohadones y cuadernos hasta conseguir una inversión suficiente que nos permita incorporar cosas nuevas.

Buscar diferenciarse es la tarea principal de toda marca, nosotras diseñamos almohadones cómodos, lúdicos y únicos que funcionen como una pieza de diseño para el hogar y, en cuanto a los cuadernos, disponemos de una variada gama de motivos que conjugan texturas, colores, formas y costuras que dan personalidad al objeto.

¿Qué fue lo necesario para empezar su emprendimiento? ¿Cuál fue su experiencia?

Comenzar un emprendimiento requiere ganas y capital, al principio se gasta mucho y se gana muy poco, es por eso que el apoyo constante que tenemos viene por parte de nuestras familias. La puesta en marcha fue lenta, con otros trabajos en el medio, hasta poder recuperar un poco lo invertido. En este sentido las clases de encuadernación nos ayudaron a reunir plata para comprar los materiales básicos.

¿Por qué les apasiona hacer esto? ¿Es actualmente su medio de vida o piensan que lo puede llegar a ser en el futuro?

¡Nos encanta crear productos únicos! La sensación de aceptación en el público es lo que nos motiva a continuar con la marca. Actualmente no es lo único que hacemos pero buscamos mejorar día a día para que en un futuro pueda serlo.

Por el momento, nos organizamos semana a semana entre el estudio, las clases de encuadernación, la elaboración y las visitas a los locales. Nada resultó fácil, sin embargo, disfrutamos de todo el proceso, de los ensayos y errores que vamos cometiendo.

¡Gracias Giselle!

La importancia del apoyo a la hora de emprender

Dulce Modorra es, por sobre todas las cosas, un proyecto muy original. Estas mujeres combinaron esa modorrita que a todas nos agarra con el trabajo artesanal, de manera tal que el producto terminado resultó único y, además, suma muchos puntos a un ambiente ya que se ve super chic.

Lo que nos cuenta Giselle acerca de su emprendimiento compartido, es, en definitiva, que con mucho esfuerzo, tiempo y apoyo de nuestros seres queridos, se puede hacer lo que queremos.

Estos entrevistas siempre resultan únicas, y de cada una de ellas podemos aprender o sacar algo bueno. Porque lo que sentimos, lo que somos, lo que pensamos, puede influir en la visión de otra y ayudarla a cumplir su meta o alentarla a emprender.

Por eso, si te sentís identificada con esta historia, estás oficialmente invitada a contarnos la tuya, llená el formulario y nos contactaremos con vos en el día 🙂

*** Si tenés un local y estás interesad@ en los productos de Dulce Modorra, comunicate con ellas vía Facebook ***

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí