varikosette varices

Más allá de la edad que tengas, el hecho de que comiencen a aparecer várices y arañitas en tus piernas puede ser un gran motivo de alerta: ¡Esto ayer no estaba allí!

¿Por qué nos salen várices y arañitas? Definitivamente, no surgen en UN DÍA, pero te asombran como así lo fuera. Y esto es lo que me ocurrió a mí… Un día miré mi pierna izquierda, a la altura del cuádriceps y ahí estaba, mi primera variz 🤦‍♀

Realmente no se notaba demasiado, pero me hizo alertar, sobre todo porque creí que era algo que no me ocurriría hasta dentro de 20 años y no, me salió la primera antes de los treinta.

Pero, no se quedó ahí, hace un tiempo comencé a notar que tenía también arañitas en mis pies, en la parte interna, sobre el arco del pie.

No voy a decirles que me enloquecí por completo a causa de una mini-variz pero, cuando comencé a ver las arañitas me dije a mí misma: ahora sí debo hacer algo. Y eso justamente, es lo que le contaré en este artículo.

Primero: revisé por qué surgen las várices y decidí realizar algunos cambios de hábitos

Sinceramente, antes que en Google, mi primera investigación tuvo que ver con buscar la voz de la experiencia: hablar con mi madre. Que no es cualquier madre, mi madre suele tener conocimientos bastante técnicos y profundos acerca de TODOS los problemas de salud que he tenido a lo largo de mi vida.

“¿Por qué surgen las várices?” le pregunté, y me explicó que tiene que ver con el retorno venoso. Es decir, que las várices se forman porque hay sangre que baja y no vuelve a subir. Por eso suelen aparecer en los pies y las piernas.

Averigüé un poco más y encontré que tiene que ver con “válvulas” que ayudan a que la sangre circule siempre de vuelta hacia el corazón. Entonces, si estas válvulas están débiles o no funcionan, la sangre se acumula allí y se forman las várices.

Lo que más me asombró es que no necesariamente tienen que ver con la edad, sino también con una lista de hábitos o factores que cumplía en su mayoría, algunos de ellos:

  • Obesidad
  • Sedentarismo
  • Sentarse con las piernas cruzadas
  • Vestir ropa ajustada
  • Antecedentes familiares

Tengo que admitir que, lamentablemente, estaba cumpliendo con absolutamente todos los factores de riesgo. Tenía todos los números para ganarme esas várices que mi antecedente familiar estaba sorteando ¡y la gané! 🤣

Aunque no fue el premio que más disfruté ganar en mi vida… Sí, me sirvió como una alerta. Definitivamente, me dio motivación para cambiar algunos de mis malos hábitos.

Implementando cambios de hábitos para desaparecer mis várices

  1. Cambiando hábitos posturales para mejorar mi circulación

Lo primero que he hecho fue lo más fácil: dejar de sentarme con las piernas cruzadas. Yo solía trabajar sentada sobre mi pierna izquierda. Que -¡oh, casualidad!- es la pierna en la que salió mi primera variz.  

Por supuesto que, cuando me dolía ya la pierna, la bajaba, pero sin darme cuenta volvía a sentarme sobre ella una y otra vez.

2.  ¡Adiós sedentarismo extremo!

El segundo problema, que también está asociado, fue tratar de bajar mi nivel de sedentarismo.

Trabajo online, estoy detrás de una computadora mucho tiempo y con ya más de 10 años en este camino, hay varios problemas que fueron surgiendo (¡aunque esto da para un artículo completo, aparte!).

Para solucionarlo, comencé a utilizar una alarma vibratoria en el MI Band 3. Este reloj -estilo fitbit pero más asequible- tiene alarmas configurables y también una alerta anti-sedentarismo. Lo configuré para que cada media hora vibre, de esa manera, evitaba estos malos hábitos inconscientes que no encontraba cómo solucionar.

Entonces, cada media hora, me levantaba, caminaba por el lugar 1 minuto y de paso, revisaba el no estar sentada sobre mi pierna y ya al momento de volver al trabajo, me sentaba correctamente.

3. Jeans ajustados sí, pero NO  24/7

No sé si comparten este ítem conmigo pero, desde mi adolescencia utilizo jeans ajustados. Y no creo que sea algo necesario eliminarlos al 100% de tu closet. Pero, sí dejar de utilizarlos todos los días como yo lo hacía.

Comencé a incorporar más faldas en mis outfits. Nunca me agradó demasiado vestir faldas, pero he incorporado algunas faldas largas y también vestidos. No me he enamorado de las faldas, pero sí admitiré que son muy cómodas para trabajar y para el día a día prefiero las que llegan a las rodillas o más largas.  

También he comprado algunas calzas, aunque las utilizo solo cuando trabajo en casa. Sinceramente, soy del equipo #LeggingsAreNotPants 🤷‍♀. Aunque son mi prenda favorita para entrenar y para estar en casa, no me gusta utilizarlas para salir.

4. Cambios en la dieta enfocados en mejorar mi circulación en las piernas

Si bien, no puedes bajar de peso en unos días, decidí cambiar algunos hábitos de alimentación para comenzar a hacerlo. Para que el efecto se viera reflejado en mi situación con estas várices y arañitas, me enfoqué en cambiar mi dieta para que mi circulación fuera mejor.

Incorporé:

  • Infusión de cola de caballo (lo consigues en cualquier herboristería) por la tarde
  • Un puñado de arándanos y nueces como colación por la mañana (antioxidante + antiinflamatorio)
  • Ajo y cúrcuma – simplemente leí que eran buenos y comencé a incorporarlos en las comidas en que podían funcionar bien

Limité:

  • Sal. Por supuesto que la sal es tu enemiga si tienes problemas de circulación, por eso trato de evitarla, sobre todo en preparados que ya de por sí tienen mucho sabor (salsas, ensaladas, etc.). También dejé de consumir productos enlatados, ya que eran la mayoría del “sodio” que consumía en mi día.

#TipExtra Puedes escanear los productos en la app MyFitnessPal y te avisará cuando tu ingesta de sodio está llegando al límite.

  • Grasas saturadas. Comencé a limitarlas, en gran parte, evitando embutidos, mantequilla, y productos de repostería empacados.

Existen muchos más tips para aplicar en tu alimentación si quieres mejorar la circulación, pero estos son los que yo he incorporado.

Creo que es esencial cuando queremos solucionar un problema en particular, elegir los consejos que podemos aplicar. Yo no quería que esto sea un enorme esfuerzo, ya que en general, si me propongo realizar cambios extremos, no logro hacerlos permanentes.

Estos son tips que he decidido aplicar y no me ha costado una enormidad hacerlo.

Los resultados naturales y la decisión de tomar una “ayuda extra”

Los resultados de cambiar estos 4 malos hábitos han sido muy positivos. Creo que lo más notorio ha sido el moverme de a ratos y los cambios en la dieta.

Lo mejor es que he bajado de peso, me siento menos inflamada a nivel general, y también he dejado de sentir la pesadez en los pies que sentía por la noche. También he notado que al sentarme mejor, y no sobre mi pierna izquierda, no he tenido más dolor de cintura.

Pero… ¿Y tus várices?

Bien, gracias. Mi variz en la pierna NO había mejorado absolutamente en nada. Sí noté que las arañitas de mis pies se volvieron imperceptibles. Pero, por ejemplo, al volver de mi entrenamiento, estaban allí.

Por consejo de mi entrenadora, al volver del ejercicio, después de bañarme comencé a utilizar una crema y descansar 15 minutos con mis piernas elevadas en la pared. Elegí la crema Varikosette, porque es 100% natural (puedes conseguirla haciendo clic aquí).

El efecto al instante de masajearse con Varikosette es de completo alivio. Solo al comenzar a utilizarla noté cuánta molestia tenía en mis piernas después de entrenar o caminar por un tiempo.

Si bien, no tenía dolor, era una pesadez y una hinchazón a la cual me había acostumbrado. Pero, al incorporar la crema a diario, noté cómo me aliviaba y el efecto desinflamatorio que genera de forma instantánea.

Con una semana de uso las arañitas en mis pies desaparecieron por completo, incluso luego de entrenar. Luego de 15 días, comencé a notar que mi variz en el muslo estaba comenzando a desinflamarse y perdiendo su color verde-azulado.

Me tomó 2 meses lograr que desaparezca por completo esta variz. Y mucha constancia, ya que soy una persona a la que le cuesta seguir los tratamientos con disciplina. Pero, ES POSIBLE, eso puedo afirmarlo.

¿Por qué recomiendo Varikosette personalmente?

Si bien, yo he utilizado la crema y fue realmente cuando comencé a notar los cambios, también estaba realizando muchos cambios en paralelo.

Es decir: no podía afirmar que la crema Varikosette funcionara porque estaba haciendo dieta, moviéndome más, etc. Les comparto mis resultados:

Por eso, le he comentado sobre este producto a dos personas de mi familia que también sufren de várices y les he enviado la crema que compré en su web oficial.

Una de ellas es mi madre, que ya he mencionado arriba que sabe del tema. Ella tiene várices en la parte trasera de las piernas, sobre sus gemelos, y detrás de las rodillas. Tiene más cantidad y mucho más inflamadas que las mías.

La otra persona fue mi hermano. Él está viviendo en Málaga, España y es fanático del senderismo. Sale de caminata casi todos los días y camina varios kilómetros. Pero, cuando vuelve a casa tiene mucho dolor en los pies. Utiliza también unos calcetines de compresión que le recomendó el médico, ya que sus várices están como las de mi madre, en la parte inferior de las piernas.

Los comentarios que recibí por su parte han sido sumamente positivos. Ambos están usando la crema Varikosette y, si bien, en el caso de mi madre, no le han desaparecido las várices, sí han logrado deshacerse del dolor y estéticamente han mejorado mucho.

Llevan solo 20 días de utilizarla, y ya han notado increíbles mejoras, por lo que seguirán utilizándola.

#TipExtra de mi hermano fue guardar la crema en el refrigerador, ya que siente mucho más el efecto antiinflamatorio de esa manera.

¿Se puede ganarle a las várices?

Yo creo que sí, al menos, yo lo he logrado.

Creo que lo más importante en este sentido es realizar cambios permanentes y encargarse de solucionarlo lo antes posible. Como siempre: atacar la causa es mejor que lidiar con las consecuencias.

Como comentario final, debo decirles que he ido al médico y al ver mi variz, poco más se muere de la risa en mi rostro.

No solo no me ha dado ninguna solución… Sino que me ha dicho que “no esté mucho tiempo sentada”, y dos minutos después, al mencionarle que mi hermano sufría cuando volvía de sus caminatas, me ha dicho “es que no puedes caminar tanto tiempo”.

¿Contradictorio? Es poco.

“No te quedes mucho quieta pero tampoco te muevas mucho” fue la mejor respuesta que me han dado. Otro profesional (flebólogo) me ha dicho que la única solución era quirúrgica y que el estado de mi variz no lo ameritaba.

Por eso, como siempre, si puedes consultar con un profesional o un médico, hazlo, quizás tenga una mejor solución PARA TÍ. Pero, como en mi caso particular,  si no obtienes una respuesta que te deje conforme ¡no pierdes nada con intentar mejorarlo por tí misma y de una forma natural!

Espero te haya servido esta información. Me atrevo a decir además, que debe ser de los pocos – si no es el único – testimonios REALES que encontrarás sobre Varikosette y sobre cómo desaparecer las várices. Si quieres comprar la crema, >este es su sitio web oficial <

¡Eso me ha motivado 100% a escribir este artículo para vosotras y espero te motive a eliminar tus arañitas y várices de una vez por todas!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí